Antología del “marica”

Se han gastado tantas palabras para tratar de encajar la homosexualidad en la sociedad a lo largo de los años que hoy en día cuesta creer que existan personas que se nieguen a asistir a un “Pride” vistiendo la típica bandera multicolor. Es imposible que lo que la comunidad LGBTQ exprese no llegue al trending topic de la social media porque como homosexuales “no existen pequeños problemas” existen -escandalas- (en femenino para hacer aún más notoria la expresión) que deben hacernos notar.

La comunidad nos agrupa a todos los que no encajamos en el patrón social establecido en un lugar apartado y “seguro” sólo para pedir una igualdad que claramente no estamos dispuestos a aceptar. Se quiere todo o nada bajo la mentalidad de que “si otros no piensan como yo, estan atentando contra mí pero yo sí puedo atentar en contra de ellos”. ¿Qué ocurrió?

La mayoría de los gays modernos no quieren 《vivir en las sombras》, asi que su salida del closet se vuelve más que una busqueda de igualdad, una imposición pasiva-agresiva de reconocimiento. De que los reconozcan como maricas -¡¿y qué?!. Sin embargo, existe una pequeña minoría donde ni siquiera existe una salida del closet, no hubo problema, no existió la necesidad de obtener un reconocimiento, apoyo quizás, pero no de manera impuesta. Esta minoría que no viste de mujer porque reconocen que es un acto travesti o transgenero (which means: NOT GAY), que no se estereotipa antes los emergentes patrones sociales de exigencia exagerada de atención, es constantemente atacada dentro de la “comunidad” por no definirse y cada duda que ocupen en sus pensamientos va a tener como respuesta de extremistas: Me criaron heterosexuales y no soy hetero… Vale. ¿Entonces somos lo opuesto? … Me gusta pensar que heterosexuales y homosexuales somos solo dos polos del mismo concepto: amar. ¿Por qué perseguir conductas separatistas cuando se busca igualdad?

Sólo con la existencia de una comunidad estamos reconociendo que somos diferentes y a los ojos de los demás todos pertenecemos al mismo movimiento. Ni siquiera recuerdo que me hayan pedido formar parte del movimiento gay… ¿Qué tal si no me siento parte de él? Claro, como comunidad se ha logrado muchísimo pero… ¿Y si me gustan las personas de mi sexo pero no me siento homosexual?

Vamos, bajen las alarmas, paparazzis amarillistas. Este no es el nacimiento de un nuevo movimiento, es un problema real. Muchos nos definimos como homosexuales sin siquiera saber como serlo. No tiene que ver con aceptación sino con el ritmo de la comunidad que esconde su moral al momento que el sexo pasa a ser más importante (Esto último no te debe ofender si no has cerrado tu cuenta de grinder).

La comunidad cambió sus ideales pro-derecho y ahora se ha convertido en un evento social donde, cual carnaval, nos disfrazamos o usamos la minima cantidad de ropa posible para exhibir los cuatro años de gimnasio que nos ha conseguido más de 10 parejas sexuales pero cero amor…

…Ya sé que piensan que soy un hater… Y probablemente lo sea. Pero pienso que se debe escribir sobre las páginas en blanco, necesitamos plantearnos nuevas preguntas y cuestionar las respuestas que ya nos han ofrecido. No imitar la misma conducta de Diva-On-Fleek sino empezar a aceptar como homosexuales que ser gay es, de hecho, algo normal hoy en día. No hay necesidad de hacer un “escándala” de ello.
Atte.

I’m prudente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: